viernes, 6 de noviembre de 2009

El cuerpo deshabitado

Llevaba una ciudad dentro.
La perdió.
Le perdieron.

Solo, en el filo del mundo,
clavado ya, de yeso.
No es un hombre, es un boquete
de humedad, negro,
por el que no se ve nada.

Grito.
¡Nada!

Un boquete, sin eco.


Rafael Alberti, Sobre los ángeles

1 comentario:

TXETXU dijo...

Alberti tiene algunos poemas desgarradores, como éste. Yo creo que Sobre los ángeles es su mejor poemario. Un abrazo hermano.